Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Quizás alguna vez te preguntaste por qué el color del agua del mar se ve de color azul. Pregunta curiosa que muchos nos hemos hecho en algún momento con amigos, familiares o incluso a nosotros mismos. Se trata de la percepción que tienen nuestros ojos a la luz blanca que penetra el agua del mar. La luz blanca no es otra cosa que parte de la luz que nos llega del sol y la misma contiene todos los colores que conocemos.

Por lo que el mito de que el mar es azul por el reflejo del cielo se queda en una mera leyenda, es la luz blanca que obtenemos del sol la culpable de que el mar sea azul. Esta luz, que contiene todos los colores, incide en el océano y nuestros ojos la perciben de color azul. Porque los colores rojos y naranjas son absorbidos por el agua, mientras que el azul y el verde no. Así pues, cuanto mayor cantidad de agua mayor absorción de los colores, con la salvedad del azul y el verde.

Por todo esto el agua de una botella de agua se ve transparente y no azul. Como hemos comentado, a menor cantidad de agua menor absorción de la luz blanca, por lo que vemos todos los colores y el agua es transparente. El agua del mar también puede presentar otros colores que no necesariamente sean el azul, pero esto puede ser debido a fenómenos meteorológicos, como las nubes o el sol en un atardecer.

Sea como fuere, el color del mar es azul por la forma que nuestros ojos perciben la luz blanca que nos llega del sol y no por el simple reflejo del cielo.

Fuente de la imagen principal: renovablesverdes.com

 


Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Apasionado del fútbol (y de Elche) como pocos, en los últimos tiempos se ha aficionado por otros de los placeres de la vida como la cerveza, tomarse un vinito cenando o incluso el universo 2.o. Su llegada a este universo tecnológico fue tardía, pero lo ha cogido con ganas. Ahora está al frente de varios blogs, su actividad en Twitter es frenética e incluso se ha instalado Whatsapp. ¡Oh my god!