Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Muchas veces no hace falta viajar miles de kilómetros para descubrir grandes tesoros en forma de hermosas ciudades o lugares con una naturaleza increíble. A veces lo más espléndido lo tenemos delante de nuestros ojos, es lo que le pasa a los millares de alicantinos, santapoleros e ilicitanos con la hermosa joya situada en frente de sus costas: La Isla de Tabarca.

La isla de Nueva Tabarca está más cerca de Santa Pola (8 km) que de Alicante (22 km), pese a ello, la también llamada Isla Plana, pertenece administrativamente a la ciudad alicantina. Destacar su cercanía con el Cabo de Santa Pola, solo 4,3 kilómetros separa al maravilloso enclave santapolero de Tabarca. Pero, la isla es en realidad un archipiélago, donde además de la isla principal de Tabarca destacan sus islotes: La Cantera, La Galera y La Nao.

Nada más llegar a Nueva Tabarca, topamos con un coqueto y bonito puerto marinero rodeado por la muralla que Carlos III ordenó construir por el siglo XVIII. La misma es Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural. En Tabarca podremos admirar sus cristalinas aguas, maravillarnos con su costa accidentada y deleitarnos con un fabuloso caldero, el plato típico por excelencia de la isla. Después de comer, podemos dar una vuelta por su núcleo urbano, construido para amparar a familias de pescadores genoveses cautivos en la ciudad tunecina de Tabarka.

Lo positivo de que la isla no sea muy grande (1.800 metros de longitud y 400 metros de ancho) es que la puedes visitar en un día. Y la gran paradoja es que pese a su reducido tamaño, podemos encontrarnos con infinidad de lugares recónditos donde parar un par de horas y disfrutar de sus cristalinas aguas y su increíble reserva marina practicando snorkel.

Resulta sorprendente como una isla tan pequeña, sin embargo es la más grande y única habitada de la Comunidad Valenciana, pueda albergar tantos tesoros para el viajante. Patrimonio arquitectónico como la mencionada muralla, el faro, su iglesia, el cementerio o su patrimonio natural con la belleza de su reserva marina. Por ella han pasado desde piratas berberiscos, romanos hasta el asentamiento genovés.

Qué decir más de Nueva Tabarca? Si no has tenido la fortuna de visitarla todavía, desde EOF te aconsejamos que no demores más esta cuenta pendiente que tienes para tus sentidos. Y si ya has estado, seguro que deseas volver. Porque Tabarca es como una joya, radiante pero pequeña, una piedra preciosa sobre la inmensidad del mediterráneo.

Fuente de la imagen principal: hotelalamoalicante.com


Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Apasionado del fútbol (y de Elche) como pocos, en los últimos tiempos se ha aficionado por otros de los placeres de la vida como la cerveza, tomarse un vinito cenando o incluso el universo 2.o. Su llegada a este universo tecnológico fue tardía, pero lo ha cogido con ganas. Ahora está al frente de varios blogs, su actividad en Twitter es frenética e incluso se ha instalado Whatsapp. ¡Oh my god!