Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Qué tal futboleros? Como ya sabéis nos encantan las historias más rocambolescas del deporte rey, recordar aquellos hitos que han marcado el devenir del fútbol. Por ello, queremos seguir con la serie de posts dedicados a los resultados más alocados que se han llegado a ver en un estadio de fútbol.

Año 1982, España es la anfitriona de la Copa Mundial de la FIFA y la ciudad de Elche una de sus sedes. El Nuevo Estadio de Elche (actual Martínez Valero) iba a ser testigo de la mayor goleada en la historia de la Copa del Mundo: Hungría 10 El Salvador 1. Se trataba del segundo partido de la primera jornada del grupo 3 del Mundial. La Selección salvadoreña fue la última de las selecciones en llegar a España, llegaban con las maletas llenas de ilusión por protagonizar un buen Mundial. De aquella selección, que terminaría la fase de grupo con cero puntos, 13 goles recibidos y uno a favor, destacó un jugador anárquico con mucha calidad. Sí, estamos hablando del gran Mágico González, jugador por el cual iban a pugnar muchos clubes europeos. Finalmente el Cádiz se hizo con los servicios del que se iba a convertir en la leyenda amarilla del cadismo.

La conclusión tras el Mundial es que El Salvador pudo hacer un mundial digno, ante un grupo muy complicado con selecciones como Argentina, Bélgica y la mencionada y goleadora Hungría. Los salvadoreños cumplieron con el objetivo dada su escasa experiencia mundialista, solamente han disputado dos Mundiales, 1970 y España 82, de este último conservan a día de hoy el record a la mayor goleada recibida en un Mundial…Quién sabe si en una futura Copa del Mundo no muy lejana es otra la Selección que encaja una goleada mayor.

Fuente de la imagen destacada: elmetropolitanodigital.com


Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Apasionado del fútbol (y de Elche) como pocos, en los últimos tiempos se ha aficionado por otros de los placeres de la vida como la cerveza, tomarse un vinito cenando o incluso el universo 2.o. Su llegada a este universo tecnológico fue tardía, pero lo ha cogido con ganas. Ahora está al frente de varios blogs, su actividad en Twitter es frenética e incluso se ha instalado Whatsapp. ¡Oh my god!