Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La historia del fútbol está plagada de grandes jugadas y goles para el recuerdo. Tras infinidad de Mundiales disputados, Eurocopas y demás torneos internaciones y ligas importantes, el fútbol nos deja una amplísima gama de goles muy dispares y espectaculares. Hay goles que siempre se van a recordar, ya sean por la consecución de uno de estos grandes torneos o simplemente por su autenticidad y su increíble belleza. ¿Qué sería del fútbol sin los goles?, los goles son las salsa del deporte rey, sin ellos este deporte no tendría ningún aliciente. Y es que todos deseamos con todas nuestras fuerzas que llegue ese momento del gol, donde nos dejamos llevar por nuestros sentimientos y por la tensión acumulada para celebrarlo por todo lo alto. Ya sea en el sillón de casa o en la butaca del estadio de tu equipo del alma, da igual el lugar, lo importante es el momento del gol. En EOF queremos recordarte aquellos cinco goles que más han marcado la historia de este maravilloso deporte. Esos goles que por su importancia quedarán en la retina de todos los ojos futboleros del planeta fútbol. Goles con alma, con corazón…goles espectaculares, auténticos lienzos del deporte rey que merecen ser recordados en El Otro Fútbol.

as.com

as.com

El gol que todos los españoles recordaremos para siempre sin ninguna duda será el de Andrés Iniesta en la final del Mundial de Sudáfrica. No podía ser otro, tenía que ser Iniesta, ningún jugador de aquella Selección del 2010 representaba mejor los valores de un jugador de fútbol humilde y sencillo. El manchego esperó hasta los últimos compases de aquella agónica final para hacer feliz a la mayoría de españoles que estábamos pegados a los plasmas de los televisores. Millones de personas salimos a las calles aquella noche de verano para celebrar por todo lo alto el primer mundial de nuestras vidas. Tal vez el gol no fue una obra de arte, pero su significado y la celebración lo hacen sin ninguna duda el gol más importante de la historia de la Selección. Ni si quiera en ese instante de euforia, donde acabas de marcar el gol que supone la consecución del Mundial, Andrés se olvidó de su gran amigo, el perico, Dani Jarque

En nuestra imagen destacada no podría faltar la imagen del famoso gol de Diego Armando Maradona. “La mano de Dios” supuso un antes y un después en la historia del fútbol. Fue el primero de los dos goles que el argentino marcó en los cuartos de final del Mundial de México 86 contra Inglaterra. Un Mundial que finalmente ganaron los albicelestes, seguramente el segundo de los dos goles que marcó fue el más espectacular y también muy recordado, “el gol del siglo” que todos recordaréis. Pero “la mano de Dios” se lleva la palma, nunca mejor dicho. Mucho más mediático que el segundo aunque menos espectacular. “El gol lo he marcado un poco con la cabeza y un poco con la mano de Dios”, estas fueron las declaraciones de Maradona tras el encuentro, unas declaraciones que valieron para bautizar uno de los goles más recordados de la historia del fútbol.

golzidane

pasefinal.com

Hasta el momento hemos repasado dos goles mundialistas, el siguiente que queremos revivir en EOF es el gol que valió la novena Champions League al Real Madrid. El gol de Zidane de 2002 en el mítico estadio de Hampden Park de Glasgow. La volea más bella y precisa que nunca antes se había visto en el fútbol internacional, una auténtica obra de arte que por mucho que la volvamos a ver repetida no nos aburrimos de verla. Zidane se plantó al borde del área y esperó que Roberto Carlos le asistiera, el balón vino bombeado desde la banda izquierda y como si de una coreografía perfecta se tratase amoldó el cuerpo con una elegancia fuera de lo común para golpear de una perfecta volea al balón. Un golazo nunca visto y en una final de Champions, que además y tras la gran actuación bajo palos de Iker Casillas, supuso la novena Copa de Europa para los merengues.

marca.com

marca.com

Antes recordamos “el gol del siglo” que marcó Maradona a los ingleses, un gol donde arrancó desde el medio del campo y se fue quitando rivales de encima con maravillosos regates. Pues bien uno de los goles que más se asemejan a este gran gol es el de Ronaldo en Santiago de Compostela en el año 1996. Era un partido de sábado noche, el FCB visitaba el estadio del Compos, hasta ahí todo normal. Hasta que a Ronaldo se le ocurrió marcar uno de esos goles que quedaran para siempre en el recuerdo de todos los aficionados al fútbol. Un gol de explosividad, fuerza, potencia, calidad, regate y definición. Arrancó desde el círculo central y como si de un jugador del PES se tratará, fue anulando con majestuosos regates a todo defensor que se le acercara, una vez en el área definió con facilidad. Bobby Robson no se lo podía creer, alucinó tras el gol poniéndose las manos en la cabeza y mirando incrédulo a la prensa que cubría aquel encuentro.

Alcides-Ghiggia5

Taringa.net

Finalmente viajamos al año 1950 para revivir la gran final del Mundial de Brasil. Sí, estamos hablando del famosísimo “Maracanazo”, la final que Brasil había ganado sin jugarla y que finalmente ganó la selección Uruguaya contra todo pronóstico. El encuentro terminó con el resultado de 1-2, y fue Alcides Ghiggia el autor del gol que supuso la victoria de Uruguay en aquella final tan nombrada. Ghiggia fue el hombre que silenció a casi 200.000 brasileños que abarrotaban el estadio de Maracaná. Barbosa, el meta brasileño de aquel día, cometió un grave error en su salida, dejando su primer palo desprotegido, Alcides aprovechó el error y de un duro golpeo puso en silencio a todo un estadio.

Fuente de la imagen destacada: Taringa.net

 

 

 

 

 

 


Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Apasionado del fútbol (y de Elche) como pocos, en los últimos tiempos se ha aficionado por otros de los placeres de la vida como la cerveza, tomarse un vinito cenando o incluso el universo 2.o. Su llegada a este universo tecnológico fue tardía, pero lo ha cogido con ganas. Ahora está al frente de varios blogs, su actividad en Twitter es frenética e incluso se ha instalado Whatsapp. ¡Oh my god!