Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El reinado de Julen Guerrero estuvo marcado por dos etapas bien diferenciadas, donde la década de los años noventa fue la más brillante. No sabemos muy bien si su coronación como Rey de los Leones fue por su inconfundible melena, por su capitanía de más de una década o por su increíble calidad que lo hacía un jugador diferente al resto. Sea como fuere, “Rey León” o “La Perla de Lezama”, Julen marcó una epoca muy recordada en la rica historia del Ahtletic Club. Sin ganar títulos, el ocho, consiguió llegar a los corazones de la parroquia bilbaína con su fiel compromiso a unos colores que siempre defendió durante toda su carrera futbolística.

Y es que Julen Guerrero llegó a descartar importantísimas ofertas de equipos acostumbrados a llevarse a las estrellas más destacadas a base de talonario. Esto fue a mediados de los noventa donde el juego del por entonces jovencísimo talento de Lezama estaba en alza. Jugador con un sobresaliente golpeo del balón, raro era el lanzamiento que no iba entre los tres palos. El fútbol de Guerrero era el de un mediapunta con mucha llegada, y lo más importante en esto del fútbol, con muchísimo gol. Regate rápido, sencillo y efectivo. Era fácil verle acabar una jugada que había iniciado él, sin florituras pero con una elegancia muy característica del portugalujo.

Con la Selección Española disputó los Mundiales del 94 y del 98, así como la Euro del 96, la alternativa se la dio Javier Clemente cuando Julen contaba con tan solo 19 años un año después de debutar con su Athletic de la mano de Jupp Heynckes. Con el conjunto vizcaíno superó la cifra de cien goles marcados  en Liga en un total de catorce temporadas. La abdicación del Rey llegó en el año 2006 poniendo punto y final a una carrera futbolística ligada en exclusiva, como si de un cordón umbilical se tratara, al Athletic Club de Bilbao.

En la actualidad Julen Guerrero disfruta del fútbol desde su profesión como periodista, además de dirigir un restaurante que lleva su propio nombre en Zamudio. Fútbol y gastronomía una preciosa combinación desde la que el mítico mediapunta de Portugalete disfruta del día a día junto a su familia.

Fuente imagen destacada: elcorreo.com


Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Apasionado del fútbol (y de Elche) como pocos, en los últimos tiempos se ha aficionado por otros de los placeres de la vida como la cerveza, tomarse un vinito cenando o incluso el universo 2.o. Su llegada a este universo tecnológico fue tardía, pero lo ha cogido con ganas. Ahora está al frente de varios blogs, su actividad en Twitter es frenética e incluso se ha instalado Whatsapp. ¡Oh my god!