Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sois centenares los que nos habéis pedido que recordemos en nuestra sección más vintage al bueno de Carlos Muñoz. La zurda de Úbeda tenía que tener su espacio en nuestro rincón más noventero de El Otro Fútbol. Y es que Carlos, es junto a Isidro Lángara y otros históricos jugadores carbayones, uno de los grandes del Real Oviedo. Sus números, el cariño de los oviedistas y su juego desplegado durante 8 temporadas como carbayón lo confirman.

Carlos destacó por ser un jugador de fuerte personalidad, racial, con un gran promedio goleador. Míticos son sus goles que todos los noventeros recordamos, goles de cabeza, marcando perfectamente los tiempos, con un giro de cuello espectacular, cruzando el balón lejos de las manos de los guardametas. O sus medias voleas, “Made in Carlos”, que sorprendían al portero. Delantero con olfato de gol, que se movía como pez en el agua dentro del área. Golpeo fuerte, colocado y sin pensárselo, desde donde fuera lo intentaba, un “killer” del gol.

Sus inicios como profesional.

Carlos destacó en su etapa juvenil en el CF Igualada, tanto fue así que el Barça se fijó en él para su filial. Tras un espectacular primer año como jugador del segundo equipo blaugrana, donde alternaba entrenos con el primer equipo, el ubetense es cedido a equipos como el Elche, Hércules o Real Murcia. Donde demuestra que puede llegar a ser un gran delantero. La última de las cesiones iba a marcar su trayectoria, Carlos es cedido al Oviedo, donde destaca como el mejor de la plantilla, marcando 25 goles que valieron un ascenso a la máxima categoría. Corría la temporada 88/89 y Carlos es vendido al Atlético de Madrid, como colchonero no disfrutaría de muchos minutos. El goleador de Úbeda solamente pudo celebrar 4 goles como atlético y además su relación con el entrenador, Clemente, no fue muy buena.

Segunda etapa como Oviedista, la explosión de un goleador de raza.

Carlos ficha por el Real Oviedo en la temporada 89/90, sin saberlo iba a comenzar una etapa dulce que le iba a llevar a marcar 93 goles en Primera con el Oviedo en 240 partidos. Siete temporadas de un Carlos Muñoz pletórico y un Tartiere que lo iba a idolatrar. Con el Real Oviedo consiguió ser el máximo goleador nacional de Primera en varias ocasiones. Además fue internacional absoluto. Carlos puede presumir de tener el mejor promedio goleador con España. El ubetense ha sido seis veces internacional, marcando seis goles, un cien por cien de efectividad. Se da la curiosidad que su primer gol como internacional lo hizo en el Molinón, la casa del Real Sporting de Gijón.

Carlos Muñoz hizo “Las Américas”.

Tras su fructífera etapa como oviedista, Carlos decide cruzar el charlo y buscar otros logros en México.

Fuente de la imagen: futbolsapiens.com

Carlos fichaba por el Puebla FC, en el conjunto mejicano estaría dos años, los aficionados del Puebla pudieron certificar que lo que se decía del goleador de Úbeda era cierto. Con el Puebla marcó 33 goles en 51 partidos, además dejó una marca histórica, siendo el primer y único “pichichi” que ha tenido el club mejicano. Carlos Muñoz terminó retirándose en la 2000/2001 en la Primera División “A” mejicana, concretamente en el Lobos de la BUAP, donde también demostró su facilidad para el gol.

Fuente de la imagen principal: lasprovincias.es

 


Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Apasionado del fútbol (y de Elche) como pocos, en los últimos tiempos se ha aficionado por otros de los placeres de la vida como la cerveza, tomarse un vinito cenando o incluso el universo 2.o. Su llegada a este universo tecnológico fue tardía, pero lo ha cogido con ganas. Ahora está al frente de varios blogs, su actividad en Twitter es frenética e incluso se ha instalado Whatsapp. ¡Oh my god!