Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El ordenado y disciplinado CD Alcoyano de Emilio Galiana frente al lineal y horizontal juego de los de Vicente Mir. El rigor táctico y la lógica futbolística alcoyana ante el incomprensivo sistema de juego que sacó sobre el verde el entrenador franjiverde.

Y es que el Elche, pese a tener en nómina un grupo de grandes jugadores, no es ni el Barça, ni el Madrid. No podemos caer en el grave error de pretender salir al terreno de juego con los tres puntos ganados por nuestra innegable calidad. Esto de la Segunda División B no funciona así, y un técnico con la experiencia de Vicente Mir lo sabe.

La táctica y sistema de juego de Galiana reflejó una serie de eficientes tips de cómo ganar al Elche en el Martínez Valero. Su sistema de juego destacó por ser un equipo intenso, que no agresivo, ordenado, cooperativo, realizando unas sencillas basculaciones y un contraataque efectivo. Galiana, superó a los franjiverdes en la zona de creación, en el centro del campo, en la zona del campo donde se toman las decisiones más importantes y donde el control del juego es determinante para el devenir del resultado.

Vicente Mir dispuso de un centro de campo con la presencia de Manuel Sánchez, como único jugador de campo con naturaleza de mediocentro. A su lado, Javi Flores, un media punta con calidad en tres cuartos de campo, también con gol, pero que puede no resultar la mejor pareja de baile de un mediocentro cuando el equipo no tiene la posesión del esférico. En los extremos, la reaparición de Collantes por la izquierda e Iván Sánchez por la derecha. Es decir, dos extremos con clara vocación ofensiva, donde la lejana línea de cal es su hábitat.

Por lo que sobre el papel podía ser un centro del campo de calidad y muy ofensivo, pero que sobre el verde resultó ser una zona desangelada. Cuando el CD Alcoyano recuperaba el balón, la medular del Elche brillaba por su ausencia. Y cuando los franjiverdes disfrutaban de una estéril posesión caían en una durmiente posesión de pases horizontales. El Alcoyano, bien replegado, esperaba siempre el momento del error ilicitano, y con un contraataque rápido y efectivo doblegar al conjunto que entrena Vicente Mir. Fue así como marcaron sus dos goles en la segunda mitad del tiempo reglamentario.

Nos encontramos ante un Elche que ya no sorprende en su estadio, los equipos contrarios conocen muy bien el juego franjiverde como local. Y cuando un equipo, ordenado y no exento de calidad, como el Alcoyano te visita pasa lo que ocurrió ayer. Urge una nueva manera de abordar los encuentros, donde la intensidad vuelva a ser la principal características de los de Mir. Ya sea en casa o fuera, tenemos que proponer un juego ofensivo y vertical, pero estructurando un centro del campo compacto. Tal vez, la manera de jugar debería de ser la misma, siempre con diferentes matices, tanto fuera como dentro de casa. ¿Qué mas da que se juegue en campos de césped artificial? Un jugador si tiene calidad, y es bueno, lo es sobre el tapete del Martínez Valero y también los es sobre un césped no natural.

El rumbo de este Elche, que ilusionó en las primeras fechas, carece en estos momentos de orientación, tanto táctica como motivacional. La mala racha por el momento es corta, que no se agrande más.

Fuente de la imagen principal: Twitter de @Miguelba26 (Portero del CD Alcoyano)


Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Apasionado del fútbol (y de Elche) como pocos, en los últimos tiempos se ha aficionado por otros de los placeres de la vida como la cerveza, tomarse un vinito cenando o incluso el universo 2.o. Su llegada a este universo tecnológico fue tardía, pero lo ha cogido con ganas. Ahora está al frente de varios blogs, su actividad en Twitter es frenética e incluso se ha instalado Whatsapp. ¡Oh my god!