Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¡Podemos!, más que un slogan, fue un grito de esperanza que lanzamos al aire millones de españoles ante la enésima oportunidad de poder hacer algo importante en una gran cita internacional. Tras la Euro de 2008, todo cambió para la Selección. Fue un claro punto de inflexión en la trayectoria de un combinado acostumbrado a no ser considerado favorito en ningún gran torneo de naciones. Pero la palabra “Podemos” tenía un fin comercial, fue la estrategia de marketing de la cadena emergente del momento, Cuatro. De lo que nació como un slogan para la campaña de publicidad de la Euro 2008, se acabó convirtiendo en una palabra motivadora para una afición poco esperanzada en que “La Roja” hiciera algo importante. Todo ello ayudó, sin duda, a que el grupo de jugadores que conformaban el combinado español se creyeran que podían lograrlo. ¿Cómo no se iba a poder?, ¡claro que se podía!, y así fue. Hasta la fecha en nuestro país siempre había imperado un gran desánimo a la hora de acudir a una Euro o un Mundial. Teníamos que creérnoslo, jugar con la confianza de saber que en el terreno de juego había una serie de jugadores con una calidad sobresaliente. El grito de “Podemos” fue, por tanto, el empujón de confianza y fuerza que nos hacía falta para poder alzar por fin un título. Un grito que nos hizo creer en nosotros mismos, que mató por completo el aura de pesimismo y derrotismo que siempre nos acompañaba en cada gran cita.

 

Claro que con una simple palabra no se puede conquistar una Eurocopa de naciones. Evidentemente eso es imposible, esa palabra tan acertada tuvo un carácter motivacional importante dentro de un vestuario increíble, con una calidad incuestionable. Buena parte del éxito del 08 la tuvo Luis Aragonés, un técnico 100% motivador. Conformó un grupo de 23 jugadores donde la juventud y la calidad destacaban por encima de todo. Jugaron con descaro, queriendo siempre la pelota, sabiéndose claros dominadores del juego. Un juego de toque: rápido y preciso, que conquistó a millones de futboleros de todo el globo. Una Euro que supuso un cambio de estatus de “La Roja”, a partir de entonces todos hemos sido testigos de los éxitos que han venido después. Ahora no pasamos por el mejor de los momentos, pero somos una Selección mucho más temida y respetada que antes. ¡Podemos!

 


Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Apasionado del fútbol (y de Elche) como pocos, en los últimos tiempos se ha aficionado por otros de los placeres de la vida como la cerveza, tomarse un vinito cenando o incluso el universo 2.o. Su llegada a este universo tecnológico fue tardía, pero lo ha cogido con ganas. Ahora está al frente de varios blogs, su actividad en Twitter es frenética e incluso se ha instalado Whatsapp. ¡Oh my god!