Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Pepe Sepulcre volvió ayer al Martínez Valero para escribir un nuevo capítulo con letras de oro en su relación con el Elche CF. Los que el pasado mes de abril nos emocionábamos (como unos gilipollas) con su salida, no creíamos que volvería a pasar. Ayer llegó, llamó sinvergüenzas a los aficionados, se jactó del apoyo que han recibido sus amigos y salió de nuevo por la puerta grande (había entrado previamente por la del fondo sur, sin hacer cola). Vini, vidi, vinci. Sólo le faltó el baño en la Glorieta para redondear otra tarde de gloria.

Todo además acompañado de una misiva en la que él mismo se vanagloria de los logros de su gestión y de un amor por el Elche que deja a Sixto Marco en poco menos que en abonado del canal plus.

“He avalado patrimonialmente en varias ocasiones al club, por importes altísimos. Los más altos que haya podido hacer nunca nadie por nuestro club. Nadie ha reconocido todavía qué he hecho apostando por nuestro Elche con mi patrimonio personal”.

¿En serio? ¿Hacerlo tan mal que haya que recurrir a avales personales para que una empresa pueda sobrevivir es algo de mérito? ¿Arruinar a un club que ha tenido los ingresos más altos de su historia es algo que haya que reconocer y premiar? Me da pena, lo digo en serio. Pepe no ha “apostado por nuestro Elche”, Pepe ha apostado por si mismo durante 9 años. Y la apuesta le ha salido roja. O nos ha salido roja a todos. Rojísima.

Pues bien, ayer hubo junta. Ayer el Elche CF volvía a la lógica de ser una SAD. Esa lógica que va a y viene. Lo digo porque hace poco más de un mes nadie se acordaba de esto. Pedían dinero como si esto fuese algo que nos perteneciese a todos. Pero claro, a la hora de poner en el sillón a los que deben seguir mandando, tapando, trapicheando y malgastando, vale más la opinión de unos pocos que la de miles de aficionados que han sindicado sus acciones en favor de una candidatura distinta. Por si fuera poco, por terminar de cerrar esta espiral perversa, esos pocos son los mismos que nos han llevado a una situación ruinosa, que mantuvieron a Sepulcre durante 9 años y que aprobaban bochornosamente sus cuentas cada mes de diciembre.

Seguir haciendo lo mismo y esperar un resultado distinto. De locos.

Los políticos siguen a su ritmo. La mayoría accionarial de esa SAD la controla (o más bien, debería controlarla si ejecutara el aval) la Generalitat Valenciana, que sigue permitiendo con su pasividad que todo siga igual. Y luego está el ayuntamiento donde hemos cambiado una alcaldesa de primera (subrayo el sarcasmo) por un alcalde que parece que sólo se mueve en la sombra para que todo siga igual. Para que haya un consejo en el que tienen cabida consejeros de la era Sepulcre y el principal acreedor del club. Seguro que el lobo sabe cuidar convenientemente de las gallinas.

Mientras tanto, algunos seguiremos (de momento) yendo al Martínez Valero cada 15 días. Ya hay muchos que se están quedando por el camino, cansados de una pesadilla que parece no tener fin. Ahora tocará pedir la paz social. De verdad, me encantaría poder escribir pidiendo esa paz, pero no me sale. No puedo apoyar ni a la gente ni tampoco las formas que nos han traído hasta aquí, que han dinamitado una oportunidad única para volver a escribir una época dorada en la historia de este club.

Una cosa sí que deben tener clara, ellos serán los dueños de la SAD, pero los dueños del Elche y del sentimiento que lleva ligado, somos nosotros.

La poca vergüenza la tenemos nosotros. Porque ellos realmente no tienen ninguna.

¡VOLVEREMOS! ¡MUCHO ELCHE!


Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¡El hombre 2.0 de El Otro Fútbol!, nadie como él para llevar esta nave a buen puerto. Especialista en: marketing online, social media, community management, estrategias de comunicación y publicidad. Y por si fuera poco, ¡contador de cuentos chinos!