Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Resulta muy curioso estar a estas alturas de la temporada y no conocer con exactitud cuál será el escenario de la final de Copa del Rey. Estamos hablando del torneo de fútbol decano de nuestro país, merece por tanto una organización acorde con el prestigio de la competición. La misma UEFA, en sus competiciones, conoce desde el inicio cual será la sede donde se disputará la final. El problema actual se erradicaría de raíz si al comienzo de la temporada se dejara claro donde se va a disputar la final de copa. La RFEF es la principal culpable del cansino debate que un año más está en la calle. Porque el debate no está en si el Real Madrid se niega a dejar el Santiago Bernabéu o si el FCB quiere jugar en la “casa blanca” a toda costa. El debate existe por una clara incompetencia de la RFEF.

ligafutbol.netEs comprensible que tanto F.C. Barcelona como Athletic Club quieran jugar la final de copa en un estadio con una gran capacidad como es el Santiago Bernabéu. Las opciones que baraja la RFEF, en el caso de que el Real Madrid se niegue a dejar su estadio, son Mestalla y la Cartuja de Sevilla. Otra de las opciones sería disputar la final de Copa en el Camp Nou o en San Mamés, opciones que no contemplan ambos clubes por el tema de la superstición.

Desde EOF abogamos por una mejor organización desde el inicio. Designar en el mes de septiembre un estadio para la final de Copa de cada temporada, entre los estadios más grandes: Bernabéu, Nou Camp, San Mamés…

No podemos repetir año tras año el vergonzoso espectáculo que estamos dando de cara al exterior. No podemos esperar a conocer cuáles son los finalistas de Copa y ver entonces donde jugamos la final. La sede de la final debe de conocerse desde el inicio y fin del maldito problema. La RFEF debe de tomar cartas en el asunto y actuar desde la siguiente temporada para solucionar un problema que nunca debió de existir.

(*) Fuente de la imagen: cope.es


Si te gusta, comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Apasionado del fútbol (y de Elche) como pocos, en los últimos tiempos se ha aficionado por otros de los placeres de la vida como la cerveza, tomarse un vinito cenando o incluso el universo 2.o. Su llegada a este universo tecnológico fue tardía, pero lo ha cogido con ganas. Ahora está al frente de varios blogs, su actividad en Twitter es frenética e incluso se ha instalado Whatsapp. ¡Oh my god!